Se acerca la Navidad y con ella los regalos. Es el momento perfecto para regalar libros de calidad, no de esos de bolsillo. Yo quería aprovechar la ocasión para dar 6 consejos que os ayuden a diferenciar qué es y qué no es literatura china, ¡que no os den gato por liebre!

Muchas veces en nuestras librerías atribuyen autores y novelas como literatura china y resulta que no es así. Debemos saber que compramos y si realmente son representativas de este país. ¿Cómo podemos saber si tenemos un buen libro entre manos?

1. Hay que saber diferenciar entre: literatura china (escrita por chinos en China), literatura sinófona (escrita en países de habla china en chino. Pensad en los autores de Malasia, Singapur y Taiwan), y la literatura sinoamericana o sinoeuropea (escrita por chinos que viven en el extranjero y que utilizan la lengua del país de acogida).

2. Leer la mini biografía del autor: Dónde vive, dónde se crió. Si se fue de China, por qué se fue, si nació en otro país y por qué, etc.

3. Si el punto anterior no nos resuelve dudas, consultar en el interior el título original del libro (chino o en otro idioma). Si está en otro idioma es literatura sino-lo que sea.

4. Mirar dentro en la información si es una traducción directa del original. Los buenos libros son aquellos que están traducidos del chino y no de las traducciones previas que se han hecho en inglés o francés.

6. Fijaos en el traductor, un buen traductor es siempre garantía de calidad. Muchas veces reciben premios a la mejor traducción y el apoyo y/o subvención de las embajadas. Las editoriales también nos pueden ayudar mucho porque algunas tienen colección dedicada a asia oreintal y suelen ser muy rigurosos en sus publicaciones.

Nota: Estos tips sirven igual para la literatura coreana y la japonesa.

2 comentarios

  1. Horace Responder

    Concuerdo en todas las opiniones. No puede haber nada peor que confundir este tipo de libros y luego ver cuánto nos hemos equivocado.

  2. Nini 老师 Responder

    Hola Horace!

    ¡Gracias por tu comentario! La verdad es que a mí me da más rabia saber que las librerías no tienen ni idea de esta clasificación. Y que le venden al lector que no es muy avezado gato por liebre. ¿Ocurrirá lo mismo con la literatura francesa y la francófona?

Escribe un comentario